Mi perro se asusta con los ruidos fuertes

Bienvenidos de nuevo al Blog Canino de Educanem, en esta ocasión queremos hablaros de cómo ayudar a nuestro perro a asociar correctamente los ruidos fuertes, explosiones de petardos, fuegos artificiales,…

En primer lugar debemos saber que hay perros más sensibles que otros a este tipo de estímulos, ocurre lo mismo con las personas.

En la mayoría de las ocasiones lo que hay detrás de un perro con fobia a los ruidos fuertes, explosiones,… es un error en la sociabilización o un error de manejo tras una mala experiencia. Los animales al igual que los humanos, estamos diseñados para dejar atrás las malas experiencias y sobreponernos a ellas, sino la especie no perpetuaría. Lo que ocurre en muchas ocasiones es que por una errónea interpretación del animal y nuestro manejo, el problema llega a agravarse. En ocasiones nos obsesionamos con problemas que tan solo debemos dejar que el propio animal supere y comenzamos a darle una importancia mayor de la que tiene y, al darle nosotros esa importancia, también la adquiere para el animal.

La principal manera de evitar todo este tipo de problemas es asociar positivamente, a nuestro perro, los ruidos fuertes. La mejor etapa para hacerlo es cuando es cachorro, durante su periodo de sociabilización.

Cuando un cachorro se separa de su madre y nos lo traemos a casa, vemos que en la mayoría de los casos muerde todo, toca todo, prueba. Esto se debe a que está reconociendo estímulos, está construyendo una buena base, para que en el futuro, conozca la mayor cantidad de estímulos posibles. Es aquí cuando debemos asociar correctamente este tipo de ruidos, podemos aprovechar mientras come.

Por otra parte, en el caso de un perro adulto al que nunca se le han presentado este tipo de estímulos, el proceso podría ser similar, siempre presentando poco a poco el estímulo y de manera muy progresiva.

En el caso de que exista una fobia específica, debemos acudir a un profesional, quien tras diagnosticar si se trata realmente de un trastorno, llevará el guión de todo el proceso de recuperación.

¿CÓMO EVITAR ESTE TIPO DE PROBLEMAS?

  1. Asociando este tipo de ruidos fuertes antes de que el animal pueda interpretarlos negativamente.
  2. No reforzando, acariciando, intentando calmar hablando,… si se produce un ruido fuerte y el animal lo interpreta negativamente. Debemos actuar con normalidad para transmitir a nuestro compañero que no pasa nada “y sino… mírame a mí no hay ningún problema”.

Desde Educanem, esperamos que te haya gustado el Post, si es así, no dudes en compartirlo entre tus contactos y redes sociales, quizás ellos también lo consideren interesante.

Queremos agradecer a nuestros formadores y a todos nuestros clientes que nos han dado la oportunidad de trabajar con ellos y sus compañeros.  Cada día son más los que confían en Educanem para pasear a sus perros o educarlos. Gracias a todos vosotros crecemos día a día como profesionales.

Texto redactado por Educanem