La importancia de la cría responsable

En esta nueva entrada del Blog Canino de Educanem, lo que buscamos es concienciar a los particulares, los cuales, deciden criar con sus perros de casa. A pesar de ser una práctica la cual está totalmente prohibida, hay mucha gente que la lleva a cabo; quizá no con una mala intención, pero debemos tener en cuenta todo el daño que esto produce.

Las perreras y refugios están llenos a rebosar de perros que han sido criados sin criterio y comprados por capricho. En nuestro país, incluso podríamos hablar de una superpoblación debida, entre otros factores, a la cría irresponsable.

Falta de conocimientos psicológicos:

Cualquier criador responsable, dado de alta y con todo su papeleo en regla, tiene una serie de conocimientos de los cuales, la mayoría de los particulares carecen. Por ejemplo: Un criador responsable sabe lo que es el temperamento, sabe que hay una serie de rasgos genéticos que se transfieren de padres a hijos y conoce las carencias o virtudes de sus perros. Por tanto, siempre rechazará criar con perros, los cuales, presenten características genéticas que no sean deseables. Si un determinado individuo posee una excitabilidad excesiva[1] no criará con él, ya que sabe perfectamente, que es una característica indeseable para cualquier tipo de perro sea de trabajo o no; es diferente si hablamos de la tensión energética, la cual es una característica muy interesante en muchos perros de trabajo.

En muchos países desarrollados existe un acuerdo no escrito entre criadores profesionales para desterrar la excitabilidad, cuidando bien con que ejemplares crían.

Es previsible que los cachorritos excedentes de camadas con alta excitabilidad, que son vendidos como mascotas, compliquen mucho la existencia de la familia que los adquiera”.

Falta de conocimientos veterinarios:

Cuando un particular cría en su domicilio, la mayoría de las ocasiones no suele llevar a cabo un estudio veterinario, para ver qué tipo de patologías hereditarias puede la madre, o padre, transmitir a sus cachorros. Por ejemplo: Un criador de pastor alemán profesional y responsable, lleva a cabo estudios y pruebas relacionados con la “displasia de cadera”; ¿para qué? Para evitar que los cachorros que nazcan tengan problemas serios en el futuro. Lo único que hacen criando sin estudiar estas variables, es potenciar el declive de una raza; la cual a pesar de amarla (en muchos casos), no se dan cuenta de que lo que provocan con esta práctica es su declive.

Pastor Alemán de Trabajo

Reflexión:

Cuando un particular cría con sus propios perros, en ocasiones comenta: “mi perro es mayor y me gustaría quedarme con una cría suya, es como si él perviviera. Mi nuevo perro tendrá parte de su ADN”. Y nosotros preguntamos: ¿Qué va a pasar con sus cinco hermanos de camada restantes? Porque… esa persona se va a quedar con un ejemplar o dos únicamente. El resto de animales, pueden acabar abandonados en perreras…

Otro punto esencial para saber que un criador es responsable, es que un criador responsable no vende cualquier perro a cualquier propietario que entre por la puerta. Primero estudia cuales son las necesidades del comprador y su compatibilidad con el perro, posteriormente si el comprador es apto, se lo venderá.

“LA REPRODUCCIÓN RESPONSABLE ES EL PRIMER PASO PARA AYUDAR AL PERRO DE UTILIDAD DE COMPAÑÍA A ENCONTRAR UN LUGAR SEGURO EN LA SOCIEDAD DE LOS HUMANOS. EL SIGUIENTE ES SU EDUCACIÓN”.

Desde Educanem, esperamos que te haya gustado el Post, si es así, no dudes en compartirlo entre tus contactos y redes sociales, quizás ellos también lo consideren interesante.

Queremos agradecer a todos nuestros clientes, que nos han dado la oportunidad de trabajar con ellos, y a nuestros formadores; en especial al Área de psicología de Ibáñez. Gracias a todos vosotros crecemos día a día como profesionales.

Texto redactado por Educanem

 _________________________________________________________________

[1] “El perro excitable está siempre en alerta y se muestra impaciente, hiperactivo, no inhibido.”