Jaula: La habitación de tu perro

En esta nueva entrada del Blog canino de Educanem hablaremos sobre Jaulas y trasportines para perros, aprovechando que estaremos la tarde del Sábado día 08 de Diciembre del 2018 a las 18:00 horas dando una charla en Tiendanimal Oleiros sobre este mismo tema.

Lo primero que la mayoría de la gente piensa cuando alguien nos habla de adquirir una Jaula para nuestro perro, es “no voy a encerrar a mi perro en una jaula”, “me da pena verlo entre barrotes”, … Las respuestas de este tipo son comunes y es normal ya que la palabra Jaula en nuestra sociedad tiene una connotación negativa.

Nosotros tenemos otra visión sobre este tema. Una jaula para perros nosotros la vemos como una habitación, cuando el perro necesita su espacio, ¿a dónde se dirige? ¿a la habitación del niño? ¿a una colchoneta en el salón? ¿a una camita en la cocina?, … todos estos lugares son zonas donde siempre puede haber algún miembro de la familia, por lo tanto, la intimidad no está asegurada y en muchas ocasiones nuestro perro necesita esa intimidad; por ejemplo: Nuestros perros, tienen una jaulita en casa con una cama dentro, esa jaula es su habitación, la puerta siempre está abierta. Cuando llega a casa una persona que no les gusta, o cuando hay mucho bullicio de gente, ellos se dirigen al interior de sus jaulas, se tumban y descansan plácidamente fuera del alboroto. Nosotros en nuestras casas, tenemos una habitación donde tener intimidad pero… ¿y el perro? ¿dónde puede tener esa intimidad? Pues en una jaula o trasportín bien utilizados.

La jaula para un perro nunca debe ser un lugar de castigo, un lugar negativo donde lo encerramos cuando se porta mal o hace alguna trastada. La jaula es su habitación. Ese es el primer error que cometen los propietarios a la hora de comprar una jaula para casa. Nosotros, a nuestros clientes, siempre les establecemos una serie de pautas para una correcta utilización de la jaula, las cuales, deben de cumplir a raja tabla por todos los miembros de la familia:

  • Nunca castigar al perro dentro de la jaula.
  • No molestar al perro cuando esté tranquilo descansando dentro de la jaula.
  • Durante el día la puerta de la jaula ha de permanecer abierta excepto que estemos trabajando un ejercicio determinado.

Por otra parte, la jaula es una herramienta excepcional a la hora de educar a nuestro perro. Cualquier individuo debe aprender a aburrirse y autocontrolarse, este concepto, los humanos lo aprendemos cuando somos pequeños y vamos a la escuela; tenemos que estar alejados de nuestros padres, sentados en un pupitre escuchando al profesor cuando, probablemente preferiríamos estar por ahí jugando. La pregunta es… ¿cómo aprendería esto un perro?, muy fácil ayudándonos de una jaula y enseñándole a permanecer tranquilo dentro de ella. No se debe menospreciar este punto en cualquier educación, ya que en muchas ocasiones, los problemas que surgen cuando dejamos a un perro solo en casa, vienen derivados de que el perro no sabe aburrirse y esperar tranquilamente tumbado. Es entonces cuando el perro se frustra, ladra, rompe cosas, …

Bulldog Francés

La jaula también es muy útil cuando traemos un cachorro a casa ya que es primordial limitar su deambulación por la casa, debemos empezar a establecer límites y con la jaula estamos trabajando ambas cosas. Limitamos la deambulación descontrolada por toda la casa, por ejemplo, cuando no podemos estar pendientes de que no muerda los muebles lo dejamos en su jaula descansando y al mismo tiempo está aprendiendo a aburrirse y autocontrolarse.

Conclusión:

Una jaula o trasportín es un elemento esencial en la educación de nuestro perro, pero usado correctamente. Todo perro debería tener una jaula confortable y bien habilitada en casa. El perro lo agradecerá siempre.

Para finalizar, debemos ser conscientes de que no todas las jaulas son iguales, hay jaulas que debido a sus materiales y como están elaboradas pueden llegar a dañar al perro, debemos siempre buscar jaulas de calidad. Es preferible pagar algo más de dinero pero que la jaula sea buena ya que al final será la habitación de nuestro perro probablemente durante toda su vida.

Cuando compréis una jaula debéis de tener en cuenta el tamaño de la misma ya que no todas las jaulas valen para todos los perros, al contrario de lo que se pueda pensar, la jaula cuando más justa sea con respecto al tamaño del animal, mejor. Un lobo en la naturaleza duerme en cubiles pequeños y estrechos, con solo una salida para poder vigilar, por lo tanto no pensemos como humanos y pensemos en que para un perro cuando menor sea el tamaño de la jaula, más confortable será. El tamaño correcto de una jaula para tu perro es el suficiente para que se pueda poner de pie y pueda girar sobre si mismo.

Desde Educanem, esperamos que te haya gustado el Post, si es así, no dudes en compartirlo entre tus contactos y redes sociales, quizás ellos también lo consideren interesante.

Queremos agradecer a todos nuestros clientes, que nos han dado la oportunidad de trabajar con ellos, y a nuestros formadores. Gracias a todos vosotros crecemos día a día como profesionales.

Texto redactado por Educanem