Elección del cachorro: ¿Línea de belleza o línea de trabajo?

En nuestra quinta entrada del Blog Canino de Educanem y todavía dentro del apartado “elección del cachorro”, hablaremos sobre otra variable importante a la hora de escoger a nuestro perro.

En muchas ocasiones la gente, cuando busca que perro incorporar a su vida, se fija más en su aspecto físico, en concreto en su manto, que en otras características como ya comentamos anteriormente en nuestro post “Elección del cachorro: Compatibilidad física y psicológica”; sin embargo debemos tener muy en cuenta de que tipo de línea procede nuestro perro.

En el mundo canino existen dos tipos de línea: los perros provenientes de una línea de belleza y los perros provenientes de una línea de trabajo. Cuando adquiramos un perro debemos tener en cuenta la línea de la que procede, es decir y por explicarlo un poco más coloquialmente, sus antecedentes familiares.

Como comentábamos en nuestro segundo post “Elección del cachorro: Temperamento y carácter”, los padres trasmiten un temperamento a sus cachorros al igual que  una serie de rasgos genéticos, estas variables son las que diferencian a un perro proveniente de una línea u otra. Dentro de una misma raza, podemos ver muchas diferencias físicas y psicológicas entre individuos de una línea trabajo y de una línea de belleza.

LÍNEA DE BELLEZA:

Pastor Alemán de Belleza

En los perros de línea de belleza, como su propio nombre indica, siempre se ha intentado buscar los mejores estándares de la raza, prioriza el aspecto físico, eso sí, sin dejar de cuidar el aspecto psicológico.

Lo malo, es que no todos los criadores le dan la importancia necesaria al aspecto psicológico o buscan exagerar demasiado los rasgos específicos de cada raza. En la actualidad podemos ver lo que a nuestro parecer ha sido “atentar contra las razas”, el ejemplo más claro es el de los Pastores Alemanes con una caída exagerada en la zona de la grupa[1], lo cual se traduce en la mayoría de los casos en futuros problemas como la displasia de cadera.

LÍNEA DE TRABAJO:

En los perros de líneas  de trabajo, priorizan más las capacidades físicas y psicológicas con el objetivo de desempeñar la función para la que cada raza ha sido diseñada. Suelen ser perros con un carácter más fuerte y con mayor tensión energética.

Los perros de esta línea no se recomiendan a cualquier tipo de particular a no ser que vayamos a trabajar alguna modalidad deportiva. Son perros destinados para el trabajo en los que se potencian unas características que en muchos casos, son indeseables para un perro de compañía.

Conocemos varios casos de personas que han ido a buscar a una granja un Border Collie de línea de trabajo para traerse a un piso en la ciudad. A día de hoy son incapaces de controlarlos, porque se lanzan a todo lo que se mueve y lo pastorean todo ya sean personas, perros,…; y claro esas características que son tan interesantes para un perro de trabajo, no lo son tanto para un perro de compañía en la ciudad.

Border Collie de Trabajo

Conclusión:

Es muy importante ver la línea de la que procede el perro que vayamos a escoger y ser conscientes de las ventajas e inconvenientes que tiene cada una. En el caso de no decidirse o no saber qué es lo más apropiado, una buena posibilidad es la de contactar con un profesional que pueda asesorarnos antes de traer un perro a casa.

Desde Educanem, esperamos que te haya gustado el Post, si es así, no dudes en compartirlo entre tus contactos y redes sociales, quizás ellos también lo consideren interesante.

Queremos agradecer a todos nuestros clientes, que nos han dado la oportunidad de trabajar con ellos, y a nuestros formadores; gracias ellos crecemos día a día como profesionales.

_____________________________________________________________________

[1] Grupa: “es la zona del cuerpo del perro comprendida entre los riñones y la cola”.

Texto redactado por Educanem