Elección del cachorro: Compatibilidad física y psicológica

La semana pasada hablamos acerca del temperamento y el carácter de nuestro cachorro, que significaba cada término y su importancia a la hora de seleccionar un individuo. Esta semana hablaremos de un paso previo al estudio de esas dos variables, hablaremos de la compatibilidad física y psicológica con el guía.

Cuando incorporamos un nuevo miembro a nuestra familia, en ocasiones no es algo premeditado, simplemente o lo encontramos abandonado, o nos lo regalan, o acudimos a una protectora o refugio y nos enamoramos a simple vista… Otras veces es algo más premeditado y buscamos una raza o cruce de razas específico, bien sea por su aspecto físico, motivos de trabajo, o porque nos han hablado genial de ese tipo de raza,… El caso es que siempre, antes de traer un perro a casa, por mucho que nos guste y creamos que va a encajar bien con nosotros, debemos estudiar detenidamente una serie de características psicológicas y físicas del individuo.

CARACTERÍSTICAS FÍSICAS:

Para poder controlar correctamente a nuestro perro, siempre debe existir una compatibilidad física. Una persona con poco peso difícilmente podrá manejar a un mastín, esté o no educado, cuando se encuentre frente a un estímulo fuerte que le empuje a actuar ciegamente. Una persona de edad avanzada, también se vería con dificultades a la hora de manejar un perro de 40 kg, por ejemplo. Por lo tanto, siempre debemos ser conscientes de variables tales como, el peso que el animal tendrá en el futuro, cual será su constitución,…

CARACTERÍSTICAS PSICOLÓGICAS:

También debe existir una compatibilidad psicológica con el animal. Durante años cada raza se ha perfeccionado para desempeñar un tipo de trabajo. Hoy en día el trabajo de la mayoría de los perros (como hablábamos en nuestro primer post: ¿Adiestramiento canino o Educación canina? es el de ser perros de compañía. Pero no podemos obviar que ese instinto, sigue arraigado en la raza a pesar de que podamos llegar a inhibirlo o “dejarlo en un segundo plano”. Por ejemplo, una raza que se ha puesto muy de moda es el Border Collie, pero este tipo de perros no valen para cualquier persona, son perros de pastoreo que requieren de una gran actividad; si somos personas sedentarias, quizás esta raza no sea la más idónea para nosotros. Similar al caso del Border Collie, tenemos el Pastor Belga Malinois, el Perro Lobo Checoslovaco,… Incluso, aunque parezca mentira, en la zona sur de España las perreras están infestadas de Bodegueros Andaluces, a pesar de ser un perro pequeño (7kg) y que sea compatible físicamente con un gran rango de personas, psicológicamente es un perro  muy activo que no vale para cualquier tipo de persona.

Compatibilidad física y psicológica

El problema que se presenta, es que cuando vamos a un refugio o una protectora, no siempre podemos conocer todas estas variables. En esos casos debemos siempre dejarnos asesorar por los profesionales competentes que trabajen allí ya que a ellos también les preocupa la compatibilidad perro/guía. En muchos casos, los perros son recogidos y devueltos a la protectora en un par de semanas porque los propietarios “no pueden hacerse con ellos” y eso, es un fuerte golpe para el animal.

Desde Educanem, esperamos que te haya gustado el Post, si es así, no dudes en compartirlo entre tus contactos y redes sociales, quizás ellos también lo consideren interesante. Muchas gracias.

También queremos agradecer a todos nuestros formadores, en especial al Área de psicología clínica y educativa de Ibáñez por hacernos crecer tanto como profesionales.

Texto redactado por Educanem