Educación canina: Autocontrol

Cuando adquirimos un perro, salvo raras excepciones, pretendemos llevar una vida conjunta con él. El perro pasa a ser un miembro más de la familia y como tal también ha de tener una educación. El medio en el que viva y la forma de ser de los guías, serán esenciales a la hora de determinar la clase de individuo en que se convertirá.

Cuando en Educanem recibimos consultas de clientes, lo que más nos demandan es que su perro sepa comportarse correctamente en diferentes situaciones; y eso precisamente lo que significa, es que buscan inculcar en su perro un buen autocontrol como pilar de una buena educación.

A la mayoría de las personas no les importa que su perro se siente o tumbe inmediatamente a la orden, lo que pretenden de él es que se sepa comportar. El ejemplo que la mayoría nos ponen, es que si están tomando algo en una terraza, no les importa que su perro esté sentado o tumbado, solo les importa que espere tranquilamente. Y esto… ¿cómo se consigue? Pues trabajando el autocontrol del perro.

Perro educado

EL AUTOCONTROL

El autocontrol de un animal no es más que la capacidad que tiene de control o dominio sobre sí mismo, es decir capacidad de controlarse frente a diferentes estímulos. Si estamos tomando algo en una terraza frente a un parque, el perro debe saber que aunque haya niños jugando a la pelota en la terraza, no es momento de jugar. ¡Ya jugaremos después!

Todo esto se consigue con una serie de ejercicios que podemos realizar con nuestro perro, los cuales, tienen como finalidad directa fortalecer el autocontrol del animal.

Enseñar a un perro a sentarse a la orden no es trabajar su autocontrol, trabajar su autocontrol por ejemplo, es hacerlo permanecer sentado a nuestro lado mientras hay niños jugando a la pelota, o perros jugando.

Cuando penséis en llevar a vuestro perro a un profesional, reflexionad siempre que es lo que buscáis. Si lo que queréis es  tener un perro de compañía y bien educado, decidle que os explique cómo fortalecer su autocontrol.

¿QUÉ IMPLICA LA FALTA DE AUTOCONTROL?

La mayoría de problemas que presentan los perros es porque no tienen el suficiente autocontrol. Un perro que llora cuando lo dejamos solo en casa puede ser, o bien por un trastorno, o bien porque no se le ha inculcado el suficiente autocontrol para que aprenda a aburrirse. Un perro que se abalanza sobre la gente a saludarlos cuando los ve, es porque no se le ha inculcado el suficiente autocontrol como para espere a la persona y entonces pueda saludarla correctamente. Casos como los anteriores, se nos presentan multitud todos los años y siempre comenzamos por lo mismo: Fortalecer el autocontrol del animal.

Desde Educanem, esperamos que te haya gustado el Post, si es así, no dudes en compartirlo entre tus contactos y redes sociales, quizás ellos también lo consideren interesante.

Queremos agradecer a todos nuestros clientes, que nos han dado la oportunidad de trabajar con ellos, y a nuestros formadores. Gracias a todos vosotros crecemos día a día como profesionales.

Texto redactado por Educanem