Aprende a jugar con tu perro

En esta nueva entrada del Blog canino de Educanem, trataremos un tema muy interesante sobre el que hemos hablado en Tiendanimal Oleiros este pasado sábado día 15 de Diciembre: “Aprende a jugar con tu perro”. Desde aquí también agradeceros tanto a la organización como a los asistentes, que no habéis sido pocos, por haber participado; hemos pasado una tarde muy divertida con todos vosotros.

Antes de comenzar a hablar sobre juego, debemos conocer que significa el término jugar. Según la RAE, juego es la “Actividad que se realiza generalmente para divertirse o entretenerse y en la que se ejercita alguna capacidad o destreza”. Con esto lo que pretendemos haceros ver es que no deben existir “exigencias y obligaciones”, tanto perro como guía deben divertirse. No obstante, sí que debemos enseñar al animal una buena estructura de juego.

Una estructura de juego son unas normas básicas que se establecen para que el juego sea beneficioso para perro y humano.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE JUGAR CON TU PERRO?

Jugar es una de las prácticas más beneficiosas para mejorar la relación con tu perro. Así mismo, “ayuda a su desarrollo intelectual, a comprender mejor el entorno que los rodea, a mejorar su lenguaje comunicativo, a desarrollar habilidades y destrezas; fomenta su bienestar físico y mental, autocontrol y autoconfianza”.

No jugar con tu perro todo lo que necesita puede derivar en problemas conductuales debido al aburrimiento: morder objetos de la casa, morderse el rabo o las patas,… También puede fomentar su excitación en el día a día (en casa, en los paseos, en sus relaciones sociales,…) ya que no descarga toda la energía física y mental que necesita, la cual es tan esencial para su correcto desarrollo.

¿CÓMO JUGAR CORRECTAMENTE CON TU PERRO?

“Hay juegos que fomentan la ansiedad, sobre-excitación y obsesión de nuestros perros por los juguetes, eso no lo debemos permitir porque el “juego” dejaría de ser beneficioso para el perro. Debemos observar muy bien el lenguaje de nuestro perro durante el juego para ver en qué estado se encuentra”.

Antes de comenzar a aprender a jugar correctamente con nuestro perro, debemos tener en cuenta que no todos los juguetes son apropiados para cualquier tipo de perro, debemos tener en cuenta que es lo que estimularemos con cada tipo de juguete y si nos interesa. Por ejemplo: con una presa de juguete despertaremos el instinto de caza.

También debemos tener en cuenta la calidad del juguete. Hay juguetes de malos materiales, que pueden llegar a ser muy dañinos para la salud de tu perro. No todos los juguetes son apropiados para dejárselos a su libre disposición, de hecho hay juguetes como el “famoso” Kong diseñados para ese tipo de situaciones.

Primeros pasos:

“Debe empezarse por los juegos más sencillos para que aprenda rápido y así se sienta recompensado; este premio puede ser un poco de comida, un refuerzo social o darle un juguete”.

“Es muy importante que en todo momento mantengamos el juguete por debajo de la cintura para no incentivarlo a saltar”. El perro tiene que saber que no lo puede coger si no se lo indicamos, para ello debemos tener establecida una buena estructura de juego.

También hemos de tener presente que, al contrario de lo que la mayoría de la gente piensa, la mejor manera de crear expectativa por el juego es dejando ganar al perro (pero ojo debe haber un equilibrio) y no dejándole los juguetes a su libre disposición, ya que al final como los humanos, si el perro tiene algo siempre disponible acabará aburriéndolo.

Mestizo de Roug Collie

COMO ESTABLECER UNA BUENA ESTRUCTURA DE JUEGO:

Todo juego, debe estructurarse de la siguiente manera:

1. Inicio:

Asociaremos un comando de inicio de juego, es decir, indicaremos al perro que vamos a proceder a jugar, diciéndole por ejemplo: “¿Jugamos?, ¿estás listo? Poco a poco irá comprendiendo que esa frase significa el inicio del juego y que se debe preparar.

2. Desarrollo:

En esta fase, tendremos tres apartados:

  • Coger el juguete:

Necesitaremos un comando, para indicarle al perro cuando puede coger el juguete, deberá respetar al guía y no tomar el juguete cuando le venga en gana. Esa orden puede ser: Yes, Tac, Okey, Coge,…

  • Durante el juego:

En este punto no tenemos por qué utilizar ningún comando, simplemente debemos animarlo, acariciándolo, riendo, alentándolo,…

  • Suelta:

Trabajaremos el “suelta” mediante un “chantaje”. Tomamos el juguete y le daremos la orden “suelta”, en la otra mano tendremos un premio para intercambiárselo por dicho juguete.

Es esencial no quitarle al perro el juguete justo cuando lo coja, debemos dejarlo disfrutar unos segundos o de lo contrario nunca querrá traérnoslo ya que nunca se lo dejamos … lógicamente.

3. Fin:

Quizá sea la el comando menos utilizado y uno de los más importantes. ¿Cómo sino nuestro perro, va a saber que se ha acabado el juego? La mayoría de la gente coge el juguete y lo guarda sin más, el perro se queda extrañado ya que hemos estado jugando con él y de un momento el juego finaliza sin aviso previo. Para evitar esto, utilizaremos otro comando como puede ser “a descansar”. (Es como si unos jugadores de fútbol están jugando un partido y en el minuto 80 el árbitro decide coger el balón e irse sin aviso previo).

Con esta buena estructura de juego tendremos la llave para abrir cualquier puerta, ya que fomentaremos su autocontrol, su confianza, su resistencia a la frustración,…

Desde Educanem, esperamos que te haya gustado el Post, si es así, no dudes en compartirlo entre tus contactos y redes sociales, quizás ellos también lo consideren interesante.

Queremos agradecer a todos nuestros clientes, que nos han dado la oportunidad de trabajar con ellos, y a nuestros formadores. Gracias a todos vosotros crecemos día a día como profesionales.

Texto redactado por Educanem