¿Adiestramiento canino o Educación canina?

Mucha gente confunde Adiestramiento canino con Educación canina, este es un error que va mucho más allá de lo que es un error meramente conceptual, ya que a la hora de solicitar un servicio a un profesional o trabajar como profesionales estamos llevando a cabo una serie de actividades que quizás no son lo que nuestro perro realmente necesita.

ADIESTRAMIENTO CANINO:

El adiestramiento canino podríamos definirlo como las acciones que realizamos, con el objetivo de que nuestro perro lleve a cabo una serie de ejercicios muy específicos demostrando una gran competencia y habilidad en su desarrollo. Por ejemplo, adiestraremos un perro en detección de estupefacientes, en búsqueda de personas en grandes áreas, como perro guía,…

Perro Adiestrado
Perro trabajando estabilidad

En muchas ocasiones, cuando acudimos a un profesional, oiremos hablar de que “vamos a adiestrar al perro y para ello le inculcaremos una obediencia básica”, esto no es más que llevar a cabo una especie de instrucción para que nuestro animal sea diestro a la hora de realizar unos ejercicios determinados; en este caso los ejercicios suelen ser: sentarse, tumbarse, permanecer quieto en una posición estable y caminar al lado.

Normalmente se elegirán unos ejercicios que queremos que nuestro perro haga a la perfección y trabajaremos hasta conseguir un resultado óptimo. Estos ejercicios son iguales para todos los individuos. Una obediencia básica no tiene nada de malo, sino todo lo contrario, a ningún perro le viene mal una instrucción para que se siente o se tumbe a la orden, pero queda siempre un vacío. Si hacemos una instrucción a un perro maleducado, el perro seguirá siendo un maleducado, solo que será un maleducado que sabrá realizar determinados ejercicios a la perfección: sentarse a la orden, tumbarse,…

EDUCACIÓN CANINA:

Los perros a lo largo de la historia siempre han tenido una labor que desempeñar, en la actualidad, a la mayoría de los perros lo que se les solicita es que sean buenos perros de compañía y para ello, lo que deben de hacer es provocar el menor número de conflictos y dar el menor número de problemas posibles a su propietario. Simplemente deben estar a nuestro lado y ser educados.

La educación canina va mucho más allá de lo que es un adiestramiento canino. La educación canina es diferente para cada individuo en función de la familia, el individuo y el entorno. El profesional deberá enseñar a los propietarios a comprender qué demanda su perro en cada momento o que quiere comunicarles, deberá organizar un plan de educación para que los propietarios lo sigan, etc; es decir, una educación conlleva una cantidad de variables que poco tienen que ver con una simple instrucción.

Perro educado
La educación y el autocontrol van de la mano

En resumen, un perro adiestrado es aquel que es diestro a la hora de realizar una serie de ejercicios. Un perro educado es aquel que quizás no sepa sentarse o tumbarse inmediatamente a la orden, pero acude a nuestra llamada, siempre y a la primera; además sabe comportarse correctamente en cualquier situación en la que nos encontremos, gracias a su buena resistencia a la frustración, saber estar y autocontrol.

Por tanto, cuando acudamos a un profesional, debemos ser conscientes de cual es el servicio que debemos demandar en función de nuestras necesidades y las de nuestro perro, al igual que el profesional deberá ofertar el servicio que más se adecue a ellas.

Desde Educanem, esperamos que te haya gustado el Post, si es así, no dudes en compartirlo entre tus contactos y redes sociales, quizás ellos también lo consideren interesante. Muchas gracias.

También queremos agradecer a todos nuestros formadores, en especial al Área de psicología clínica y educativa de Ibáñez por hacernos crecer tanto como profesionales.

Texto redactado por Educanem